96 383 00 62 - URGENCIAS 670 441 110
sena@sena-sl.com
El camino para llegar a SENA sin perderse. ---Click aquí---

M. J. Hervás – ADIÓS A UN SER QUERIDO

Monserrat tiene el único cementerio animal valenciano.

Unas 300 familias han encontrado en Monserrat un lugar donde rendir memoria a sus animales. Se trata de un peculiar cementerio, único en tierras valencianas, que acoge los restos de aquellos seres, en su mayoría perros, que a pesar de no gozar de condición de humanos han sido para muchas personas un miembro más de la familia.

Once años dan para mucho cariño. Durante este tiempo Jax, un perro teckel, ha vivido junto a la familia de Dieter Werres como si de un miembro más se tratase. Ha compartido muchas experiencias con estos ciudadanos alemanes, que residen en Valencia, e incluso ha viajado por numerosos países junto a ellos.

Hoy reposa en el único cementerio valenciano de animales, emplazado en Monserrat, entre flores, plantas y acompañado de otras 300 mascotas. Un espacio éste que, lejos de la frialdad y seriedad que respira en cualquier camposanto, luce por su carácter natural, en el monte, con más aspecto de parque que de cementerio.

Milagros Heras y María Dolores Cortés, dos jóvenes valencianas, han acercado esta posibilidad a cuantas personas han amado a sus mascotas. En 1998 abrieron este cementerio buscando para los animales “el respeto que se merecen como seres vivos que son”. Pero embarcarse en tal aventura no fue casual. A María Dolores se le traspone la cara cuando recuerda el motivo que les impulsó a ello. “Allí, frente a nosotras, un hombre tiraba al contenedor un perrito muerto, a medio cubrir, al que se le veían incluso las patas”. Esto les hizo plantearse qué pasaría con sus animales cuando llegase la hora. Necesitaban un lugar para rendirles memoria que no existía en Valencia, puesto que así lo comprobaron tras investigar al respecto. De hecho, legalizado, tan sólo existe un cementerio d este tipo en Madrid y otro en Cataluña, según comentan.

Los animales muertos suelen ser depositados en cualquier contenedor o barranco, o bien incinerados sin posibilidad siquiera de presenciar el acto o quedarse con las cenizas. Ambas pensaron que debían hacer algo, y lo hicieron; una labor que ya ha brindado a más de 300 familias la oportunidad de contar con un lugar dedicado al recuerdo de sus mascotas.
Las leyendas escritas sobre cada una de las pequeñas losas de cerámica o granito que presiden las tumbas, todas ellas circundadas de plantas, no mienten sobre los sentimientos. “Tu familia nunca te olvida”, una de las más habituales inscripciones, muestra más si cabe, el afecto que una persona puede llegar a tener por un animal.

“Toby, gracias por darme tanto cariño”, “Sanson, te queremos”; “Linda, con cariño de tu amita que no te olvida”; “Natalie, has sido como una estrella fugaz, pero nos dejaste una gran destello”; “Chispa, no te olvidamos”, o “Darling, gracias por darnos todo. Nadie ocupará tu puesto” son dedicatorias que no necesitan mayor explicitad, la mayoría de ellas acompañadas por la foto del animal.

A pesar de que los animales enterrados suelen ser perros y gatos, también han encontrado su sitio en este lugar un poni, dos palomas, un hámster, algunos pajaritos e incluso un pollo, Flop, cuyo epitafio versas así: “A pesar de lo que digan, te quiero”.

Como Dieter Werres, son muchas las personas que han manifestado su congratulación a Milagros y a María Dolores por el servicio que ofrecen. Aunque los clientes proceden sobre todo de la ciudad de Valencia, a unos 25 kilómetros de Monserrat, y de los municipios de alrededor, también los hay de lugares como Gandía o Palma de Mallorca, y varios extranjeros residentes en la provincia. Los días de visitas son los jueves y los domingos, siendo esta última jornada la que mayor afluencia registra. De hecho, tal como comenta Milagros, más del 50% de las personas que tienen enterradas a sus mascotas en este lugar lo frecuentan semanalmente.

“Aquí al final estamos como en familia, pasamos un día agradable en un entorno agradable. Están haciendo un gran trabajo -señala Dieter Werres-. Los domingos suelen venir muchos niños que juegan en el pequeño estanque con los patos que tenemos”.

Comments are closed.